sábado, agosto 08, 2009

Me diagnostiqué un dolor estómaco-cerebral.
Provocado por las vacaciones y el tiempo muerto, ese que hace pensar mucho, demasiado.
Tiene como consecuencias insomnio y colapsos frecuentes, acompañado de un vómito de palabras inaguantables que no se pueden contar a nadie más que así mismo por problemas de incomprensión y locura, por lo que no queda más remedio que tragarlo nuevamente. Asco.

¡Cuidado! En algunos casos puede sufrir daños irreparables.~

1 comentario :

noe dijo...

UHMMM... no me gusta cuando llegas a escribir cosas así...

te quiero mucho.