martes, junio 24, 2008

Nadie lo notará~

...entonces ella barre la entrada de su casa como todos los días, acumula las hojas a un costado y mira la escoba gastada que le recuerda hacer la compra del mes. Entra a su casa, observa... todo está impecable aunque recién son las 9 a.m. Siempre la he gustado la limpieza y el orden, pero desde hace un tiempo esto ha tomado un nuevo significado. Digamos que todo se ha vuelto un tanto tétrico en la casa al "no tener vida". Vuelve a la cama. Ya no hay nada más que hacer, los fin de semanas cambiaron completamente. Ve un poco de tele mientras se acurruca, hace algo de frío y ya dieron las 1 p.m... sin que se diera cuenta.
Intenta hacer el almuerzo pero con lo distraída que está sólo consigue unos fideos algo quemados con una desabrida salsa; lo que poco importa ya que sólo los prueba y regala a su perro que ha estado en silencio hace días al igual que ella, parece saberlo todo.
Decide darse un baño de tina, con espuma, agua tíbia y algo de música suave... cuando sus dedos están lo suficientemente arrugados decide salir. Se envuelve en la toalla y cepilla su pelo, siempre ha tenido problemas para controlar sus negros risos. Cremas, base, cubre ojeras, sombras, rimel, colorete, lima, esmalte de uñas, utiliza todo aquello que la hace ver más bella. Busca en el closet su mejor vestido, uno azul hasta la rodilla y no muy ajustado que usó en el matrimonio de un amigo, le queda perfecto. Elige lo que llevará en su cartera, se aplica un poco de perfume y acaricia a su perro en señal de despedida.
Camina hacia el lugar que habían fijado hace tanto tiempo, al llegar mira su reloj sólo para confirmar que la hora es la indicada (aunque de eso no tiene duda)... se sienta al borde de la fuente, donde rato después el correr del agua parece llevarse la esperanza de verlo llegar al encuentro.
Luego de un par de horas se para y sin expresión en el rostro camina hacia la playa que puede divisar a lo lejos. Avanza sin apurar el paso, hasta que la arena impide que siga usando sus zapatos, lo que la obliga a quitarselos... respira profundo y esta vez continúa sin siquiera detenerse ante el frío del agua, continúa... y continúa...
Está haciendo lo correcto y lo sabe, porque esta vez, nadie lo notará.~

1 comentario :

Ecos de la ciudad dijo...

Para muchos las cosas siguen igual, no hay avance apesar de todos los intentos externos, pero qué pasa con los propios?, hasta cuándo la gente se hace daño y lo digo por mí también.
Tus líneas me identifican, creo que todos hemos pensado en desaparecer sin que nadie lo note, pero es imposible somos débiles, sí, porque para morir se necesita valentía, pues implica dolor, estamos demasiado aferrados a la vida aunque la neguemos y la queramos perder entre tontos y vanos recuerdos, pensando en ayeres siendo que los que nos debe importar es el hoy y el estar bien, o no?.
Quiero que desaparezcas TÚ como recuerdo, TÚ como soledad, TÚ como dolor, TÚ como angustia, TÚ como mentira, quiero que se borren los recuerdos de TÚ y se forme un NOSOTROS antes de que desaparezca entre las olas de frío y la lluvia congelada. No más sufrimientos, no más inútiles recuerdos.
Lágrimas de emoción...