jueves, junio 05, 2008

No tiene sentido esconder las heridas para que nadie se de cuenta, después de todo demuestran que haz estado en la batalla, independientemente si ganaste o no, te hacen caminar con orgullo de lo que lograste... ser aún más fuerte, aprender y sobrevivir a la experiencia.

3 comentarios :

Hyu dijo...

Hay que mostrar orgulloso cada cicatriz, por que ellas son la prueba de que somos fuertes, y podemos reponernos, sacando siempre lo mejor, aunque no se gane, se peleo con dignidad.

Saludos ^^

noe dijo...

un abrazo gigante*

Sr.K dijo...

u.u lelio